Vinos de viñedo singular: ¿nueva categoría en Rioja? 5/5 (1)

2
634
Finca del Marquesado - Fuente http://www.valdemar.es

Los aficionados al mundo del vino, seguimos desde hace meses los movimientos que se están produciendo en el seno de la DOc. Rioja acerca de los cuales ya publicamos un artículo hace varios meses. Al parecer, el Consejo Regulador baraja aprobar a lo largo de 2017 una nueva categoría denominada “Viñedo Singular de Rioja” que permita calmar las aguas, últimamente algo revueltas, con ciertas bodegas descontentas de su gestión. La nueva categoría que contará con precintas propias, dará respaldo a aquellos viñedos y parcelas con condiciones agro-geológicas y climáticas peculiares, a los cuales se les exigirá un menor rendimiento por hectárea, vendimia manual y un mínimo de 25-35 años de edad, todo ello con la finalidad de dotar a estos vinos con un reconocimiento especial, y probablemente también con un valor especial en el mercado, por parte de la DOc. Rioja. Anticipándose a las decisiones del Consejo Regulador, algunas bodegas han ido desarrollando proyectos con la finalidad de elaborar sus “vinos de viñedo singular”.

Viñedo Finca del Marquesado. Fuente: Archivo de la Bodega

Nos da la sensación de que tal finalidad persigue Bodegas Valdemar al lanzar su Finca del Marquesado Crianza, ensamblaje de tres variedades tintas bien arraigadas a La Rioja (Tempranillo, Garnacha y Graciano), elaborado con uvas procedentes de parcelas a diferentes altitudes dentro un mismo viñedo, entre 640 y 528 metros, lo cual obliga a realizar una vendimia escalonada. En realidad la finca cuenta con 187 hectáreas en total, de las cuales 135 corresponden al viñedo, y son el resultado de sucesivas compras de terreno como ampliación de una primera viña de suelos pedregosos y de cantos rodados adquirida hace más de treinta años por la familia Martínez Bujanda, propietaria de la bodega.

El Finca del Marquesado Crianza 2013 se presenta en botella borgoñona de color ámbar con cápsula de buena calidad y moderno tapón sintético tipo Nomacorc, biodegradable, eficaz en el intercambio de oxígeno, respetuoso con el medio ambiente y de precio elevado. En este tipo de detalles se puede comprobar que no estamos ante un vino cualquiera. Etiqueta clásica y contraetiqueta con suficiente información en cuanto a variedades de uva, periodos de crianza, tipo de roble empleado y algunos datos relativos al viñedo. Imagen muy cuidada, simultáneamente moderna y tradicional. Un buen comienzo…

Visualmente de color rojo picota de capa media y menisco entre rubí y granate. Limpio y brillante, con abundante cantidad de lágrima no pigmentada de rápida caída. En nariz la intensidad de aromas es media, predominan las frutas rojas, con fondo de tostados y mentolados, con un recuerdo como a “caja de puros”, señal inequívoca de sus 14 meses de crianza en roble americano. En boca la entrada resulta levemente astringente, paso por boca agradable que termina en una marcada acidez que hace salivar, equilibra el conjunto e invita a beber otro sorbo. Nos llama la atención un ligero “escalón” entre la breve tanicidad del inicio de la fase gustativa y su continuación en el paso por boca con esa magnífica acidez. Alcohol muy integrado, vino muy redondo y sin aristas, en especial si se disfruta con algo de comida. Postgusto medio-largo especiado y sabroso.

Catado de nuevo 24 horas más tarde, el resultado es aún mejor. La fruta pierde algo de protagonismo, no así las notas de crianza que se conservan e incluso se acentúan. En fase gustativa mejora, el “escalón” descrito entre entrada y paso por boca desaparece por completo, mostrándose todavía más redondo. El postgusto pierde algo de longitud, aunque se mantiene igual de interesante.

Nos encontramos ante un Rioja moderno, como no puede ser de otra forma tratándose de un vino de Bodegas Valdemar, pero con un fondo de tradición bien pegada al terreno. El coupage de variedades nos traslada a tiempos pasados, cuando las uvas de todo el viñedo se vinificaban juntas, con ese predominio de la Tempranillo aunque sin desdeñar el aporte de otras castas tintas minoritarias, Garnacha y Graciano en esta ocasión. Sin embargo, se trata de todo lo contrario, el Finca del Marquesado es un Rioja del futuro, representante de los “vinos singulares” que aún están por venir y que suponen el destino de la DOc. Rioja.

Te ha gustado este artículo? Por favor, valóralo.

2 Comentarios

  1. El Finca del Marquesado es un vino de reciente lanzamiento y su implantación comercial no está muy extendida. La distribución se realiza desde la propia bodega. Puedes probar en su web o a través de otras páginas de venta de vinos online. El precio es aproximadamente el que cabe esperar para un Crianza de Rioja. Gracias por seguir las publicaciones de Vinummedia.

Dejar una respuesta