Réplica: ¡Quién pudiera! 5/5 (8)

7
1748
Fuente - https://www.pexels.com/

ESTA PUEDE SER UNA HISTORIA QUE HAYA VIVIDO ALGUN@ DE NUESTR@S LECTORES…

Miedo
Foto – Fuente https://shinodakobayashi.files.wordpress.com

RÉPLICA: ¡QUIÉN PUDIERA!

Querido Iñaki:

Tengo que quitarme el sombrero ante tu escrito “¡Quién pudiera!”

Has sabido transmitir, con tus palabras,  una cantidad de sensaciones y sentimientos que, opino, deben analizarse y “sacarle un partido muy positivo”.

Con tu permiso, desmenuzaré tu escrito y, como mujer que soy voy a escudriñar lo más recóndito de él.

Aparentemente, es la “declaración inconsciente” de una persona que no sabe que lo que hace. Tiene una relación y no sabe qué hacer con ella y lo que, realmente, está haciendo es maltratarla. Se recrea en ser víctima, según él, no sabe amar.

LA INDIFERENCIA ES UN MALTRATO PSICOLÓGICO y puede llevar, a  anular a cualquier persona.

Y ahora pasamos a esgrimir y potenciar todo lo que, nuestro amigo  Iñaki,  ha hecho de forma tan “natural y copiosa”.

 

RÉPLICA: ¡Quién pudiera!

  1. Sé que nunca te escribiré. Por eso escribo esta carta. Sé que nunca te escribiré porque nunca he escrito a las demás, Y TÚ TAMPOCO ERES ESPECIAL. Sé que te llegará la carta por otros medios y otras direcciones, por otras bocas y quizás, por otros corazones. Pero no seré yo quien te la  escriba.
  1. Aquí confirma que no desea que se entere de que él no la quiere y su pretexto es menospreciarla diciendo: “TÚ TAMPOCO ERES ESPECIAL” y la compara con el resto de personas. Por otra parte su orgullo, vanidad, desprecio y falta de comunicación no le da muchos valores humanos, que digamos.
  1. Y lo siento de verdad, no te creas. Lo siento dentro del alma mía. Me das susurros al oído como quien da gritos en el vacío, y tú piensas poco y sientes mucho, y pides mucho y no te das cuenta de nada. No te das cuenta de nada. Qué  desaliento. 
  1. En el párrafo 3 es curioso cómo se recrea en lo que dice “lo siente” y lo siente dentro de su alma (la pone como testigo para aseverar lo que dice).

Pierde credibilidad cuando continúa con “y tú piensas poco y sientes mucho, y pides mucho y no te das cuenta de nada”. O sea que siente mucho y no piensa… pero… si siente mucho… ¿pide mucho? ¿qué pide un poco de amor a cambio de todo el amor que ella le profesa?

  1. No me duele no quererte. Me duele no querer quererte. O mejor dicho, ME DUELE QUERER NO QUERERTE. Me duele porque ya no quiero no querer, ahora quiero querer. Y quiero quererte porque eres especial, me lo han dicho. Me han dicho que los susurros que das al oído no son gritos en el vacío. Me han dicho que la suerte siempre está de los que nacemos con estrella, y me han dicho que tú eres la más brillante de todas ellas. Pero tú tampoco eres especial.
  1. En el párrafo 5 enfrenta un sentimiento cuando comenta: No me duele no quererte. Me duele no querer quererte. O mejor dicho, ME DUELE QUERER NO QUERERTE.

Y no le duele no quererla pero… le duele querer no quererla, o sea el hecho de no quererla. Se reafirma y reitera en todas sus frases con el fin de ocultar su paupérrimo corazón.

 Y continúa: “Y quiero quererte porque eres especial (me lo han dicho). Quiere quererla, no por él, sino porque es especial pero no por el valor que ella tiene, sino porque se lo han dicho y él aún no lo sabe (es como llevar un brillante en el  pecho para que  lo vea la gente, no por el valor tiene).

  1. Descarnado, pensando cómo enamorarme de ti sin que tú te des cuenta del intento, sin que te des cuenta de mi futuro fracaso y de tu inevitable frustración.                                                                       
  2. Es curioso ver cómo comenta que está macilento indagando cómo enamorarse si con no pasar de ella sería suficiente y cómo da por hecho de que ella va a sentirse frustrada (si ella ha dado todo su corazón y su amor ¿por qué ha de sentirse así? ). Él, sin embargo, sí se puede denominar un fracasado y lo seguirá siendo mientras no vea sus errores y los corrija.
  1. Con la cara bonita de chica majita que pones al bailar, al andar, al besar, al mirar, al callar. Con el cuerpo tan voluntarioso que tienes cuando haces el amor. Cuando hacemos el amor. Cuando haces el amor, porque para hacerlo primero hay que amar.
  1. Reconociendo (en su interior) que es bella y tiene muchas cualidades inclusive haciendo el AMOR, ella lo entrega todo, le AMA, pero él no.
  1. ¿Me entiendes ahora cuando no te puedo explicar ni decir todas las cosas que quisieras saber? ¿Cómo decirte lo que siento, que es lo que no siento?
  1. Sinceramente no le comprendo por qué, dice que lo siente si, realmente y como dice en el párrafo 5 no le duele no quererla.

Esto se resolvería siendo sincero, consigo mismo, y dejándola marchar.

  1. Suave y blanca estaba esta mañana la almohada en la cama. Blanca y callada en tu piel de porcelana. Destellos, dirían, salían de tus ojitos, y tus pies, ¡Oh, tus pies! Jugaban dicharacheros con las sábanas. No se puede destruir tanta felicidad, pensé yo, es un crimen rastrero. No soy tan malo, solamente por no poder querer.
  1. Reconoce la belleza y felicidad que ella siente y tiene, y busca una excusa para paliar su cobardía, exaltando algunas de las muchas virtudes de ella las pone de parapeto para ocultarse y reconoce que, realmente, es malo cuando dice: “No soy tan malo”.
  1. Todos estamos tullidos en algo. Y en mi caso, mi delito no es otro que no poder dar amor. UN AMOR QUE DESEO DAR, pero que primero hay que sentir. Un amor inexplorado, inmaculado. Un amor que aún tengo que inventar sin saber cómo hacerlo.
  1. ¡Pobre ignorante! El amor no se inventa… NACE. Y nace de un querer compartir, de darlo todo, de no ser egoísta. Pero si os dais cuenta, siempre va de víctima. Él sufre, ella no…
  1. Y TÚ NO ME AYUDAS, NUNCA ME AYUDASTE. PIENSAS QUE CON DARLO TODO ES SUFICIENTE, CON AMAR TAN INTENSAMENTE TODO ES POSIBLE, TODO ES SOBORNABLE A TRAVÉS DEL AMOR.  
  1. Aquí te toca la moral cuando comenta que no le ayuda.

¿Le parece poco el respeto y el amor que le da que siga con él esperando o creyendo que algún día él será consciente de su indiferencia? ¿Le parece poco las caricias y besos que ella le otorga, sin esperar nada a cambio?

Y dice que todo es SOBORNABLE (jajaja) cuando das AMOR. Esta frase es ironía pura y dura. Así es que cuando una persona ama es porque está sobornando… y luego dice que ella no hace nada.

  1. Pecado del que ve es pensar que el ciego de nacimiento quiere siempre ver la luz. Anda, ve y cuéntale a Platón si su mito quería salir de la caverna. Porque yo no. Yo sí. Yo no. Yo no sé.
  2. Hay quién aun no estando en la caverna de Platón y no siendo ciego (físicamente) siempre vive en tinieblas y oscuridad y nunca ve la luz, porque su luz interior está apagada y no quiere encenderla por temor a ver SU REALIDAD.
  1. Como tampoco sé si serás la primera, la última o la del medio. Y si yo seré el primero, el último o simplemente también el del medio. Porque el día que por otros sepas lo que no leerás en esta carta ya no querrás ser la última, ni la del medio, ni la primera, PORQUE SABRÁS QUE NO FUISTE NI UNA NI OTRA NI OTRA, SINO NINGUNA, Y QUE YO FUI OTRO Y OTRO Y OTRO. Y NINGUNO FUI EL QUE TÚ ANHELABAS. SABRÁS QUIZÁS POR QUÉ EL CIEGO PUEDE TENER MIEDO DE LA LUZ.     
  1. Esto es para quedarse pasmada o helada… Un ciego nunca puede tener a la luz, porque no la conoce, más bien al contrario… desearía verla.

 PORQUE SABRÁS QUE NO FUISTE NI UNA NI OTRA NI OTRA.  

¡Toma ya! ¿y quién ha sido durante todo ese tiempo? ¿NADIE? ni tan solo una criada (que le ha hecho la comida y la casa, ¡ah! Y EL AMOR).

En párrafos anteriores ha llegado desde la indiferencia a llegar a contemplar su belleza y resaltarla, pero no quiere, por cobardía, valorarla y amarla. Pero aquí es indignante que diga que NO HA SIDO NADA… y él de ciego, no tiene NADA, porque es consciente de TODO.

  1. Mujer, soy como una sacarina, que te endulza pero no te alimenta. ¿No te has dado cuenta, o quizás tú también me tomas para poder beberte el café que te despierta a la mañana y te hace más llevadero el día? Pero tú no eres sacarina, sino dulce azúcar que alimenta y que se funde al contacto cuando la temperatura aumenta. Me lo han dicho, y yo les he dicho que ya lo sé, que eres dulce. Pero no les he dicho que me estoy quedando flaco.
  1. Y un tipo así… ¿Qué la puede aportar? Yo creo que ni siquiera como la sacarina… ¡Mi niño ese dulzor es el de ella que por, ósmosis, te ha llegado!

Este tipo no tiene gracia ni para endulzar un café.

  1. Algún día te preguntaré, cuando pase todo esto, y haya pasado el amor, el odio y después la indiferencia, por qué, tú, que eras el terrón de azúcar más brillante del cielo, me dejaste morir de hambre.
  1. Ella le extendía la mano con el alimento de su corazón, pero su corazón estaba tan absorto en “su pena” que pasó de su alimento y, si ha muerto, es porque ha querido, no porque ella no le haya alimentado (hay ciegos que aun teniendo vista, no ven nada).

27.  No son los besos lo que da de comer, sino el cosquilleo que se siente al darlos. NO ES MÁGICO SOLO EL AMOR QUE SE RECIBE, SINO SOBRE TODO EL AMOR QUE SE DA. Mágico, no de sobrenatural, sino del sabio persa que mira el firmamento en busca de su estrella. Buscando un catalejo con el cual poder vislumbrar el cielo te acabaré por romper sin haber visto siquiera un cometa.

  1. .¡Cierto es que el amor es un camino de una misma dirección pero de dos sentidos! Si uno besa y no siente ese cosquilleo que se le ilumina el universo y no ves nada más…

Eso es lo que le ha faltado ser un mago persa y buscar su catalejo, ni siquiera eso, porque su estrella estaba a su lado y no necesitaba nada especial para verla. Ella le iluminaba y él brillaba a su lado por la luz que le irradiaba y no se daba cuenta.

  1. Te pido perdón por anticipado. Por no haberte querido nunca, por utilizarte en mi buena intención de querer a pesar de saber que un día de estos TE HABRÉ MATADO POR DENTRO. Te hubiera tenido que decir que los hombres vestidos de gris secamos las flores que polinizáis la primavera, que empiezo a sentirme viejo, y que empiezo a morir por no nacer. Lo sé, porque me lo han  dicho.       
  1. No sé a qué viene el pedir perdón cuando, henos podido comprobar anteriormente, que no está arrepentido por lo que ha hecho, pero vamos a decirle que nunca pida perdón por lo que hace, porque si lo ha hecho ha sido de pura convicción y con conocimiento de causa.

En esta frase asevera su MALTRATO hacia esta mujer, pero también da por hecho de que la habrá matado por dentro (la habrá dejado hecha una pena…).

                  Quizás, alguien se sienta identificad@ con este escrito.

Por ello, me gustaría aportar mi granito de arena para ver todo lo positivo

Por la parte del hombre que se plasma en  el escrito, le diría que aprendiera a fluir cerrando los ojos y percibiera lo que le rodea (si está en la playa: la brisa marina, el viento, el sol)… da igual el lugar, lo importante es su centro, el ser, la persona.

Intentar hacer algo bueno, cada día, no para nosotros sino para los demás…

Yo le diría que cogiera un lápiz, papel y que enumerara todas aquéllas cosas que viera en él y que quisiera cambiar o mejorar y, al lado, lo que podría hacer para conseguirlo.

Si cada día intentara hacer alguna cosa, lo pensara y lo deseara… acabaría haciéndose realidad.

Y ahora en cuanto a la mujer… 

¡Cuántas mujeres se sienten identificadas con ésta! (o cualquier persona).

El papel de la mujer, en la sociedad, lo sabemos bien… pero aún sigue habiendo mujeres que aguantan y tragan…

Los miedos son potenciadores de:

Ø  Sentimiento de inutilidad (después de tantos años que se lo han hecho creer).

Ø  Sentimiento de rechazo en la sociedad.

Ø  Perder el horizonte y no saber a dónde ir.todo

Ø  No encontrar amig@s.

Ø  A perder la autoestima.

Ø  Y si tiene hijos, a no poder alimentarlos, por falta de muchas cosas.

Por todo ello me gustaría decir a todas esas mujeres o personas que se sientan identificadas con ést@:

Somos personas irremplazables porque somos únic@s y debemos valorarnos.

El amor empieza por un@ mism@.

Una cosa muy positiva para todo el mundo es aprender a respirar, a sentir nuestro interior, a escuchar el silencio, a sentir el viento, la lluvia, una brisa… a sentir todo aquello que no se ve.

Hay personas que matan, sin cuchillos, y muy lentamente… eso es peor que una muerte rápida y violenta.

Este escrito va por todas aquéllas personas que han sido o están siendo maltratadas psicológicamente. Una muerte en vida.

Y ahora os hago llegar un poema mío…
Tormenta http://cuantaimagen.com/

 

         Sin recuerdo

 

Un desnudo en la noche se mece

entre la arena de una lejana playa,

el viento y una cortina de nubes…

                          lloran, gimen y sus lágrimas

                                 caen silentes por el cuerpo,

                                                       en la playa avanza. 

Pezones erguidos por el frió y el agua,

curvas contorneadas,

     con el fuego del rayo contrastan.

Las gotas van cayendo,

mojan,

empapan su rostro;

ojos brillantes, inciertos

                   a la luna aclaman.

Luna, te escondes,

tormenta, amenazas,

cuerpo inadvertido entre las olas

                ¡parece que vuela, tiene alas! 

Rompen en las rocas,

         en la arena,

como dueñas de la fuerza

del viento que las acompaña. 

La búsqueda de la muerte,

hace temblar las piernas,

por el agua son zozobradas.

¡Llanto de los Dioses,

cuna de la esperanza,

que desaparezca mi cuerpo en la noche,

el mar, me sirva de cama!

Esta voz se escuchaba,

la voz de un alma amargada.

Su cuerpo yacía

con un éxtasis de calma…

         en una noche de tormenta,

                                              en una lejana playa.

                                                                        ©Manuela Rodríguez Fernández

Te ha gustado este artículo? Por favor, valóralo.

7 Comentarios

  1. Gracias Lola, no es mérito mío sino de Iñaki que, con su escrito, me inspiró… Ya se sabe que la musa es la responsable de la obra de arte… (por llamarlo de alguna forma).
    ¡Gracias Iñaki! ¡Gracias Lola!
    Y desde aquí, saludos a tod@s los que este escrito les haya hecho pensar.

Dejar una respuesta