¿Quo vadis, Rioja? 5/5 (2)

0
646

 

ruptura

Los primeros días del presente año 2016 fueron testigos de la confirmación de la noticia del abandono de Bodegas Artadi de la DOc. Rioja. Dicha decisión por parte de la célebre bodega riojano-alavesa supuso que se tambalearan los cimientos de una de las denominaciones de origen más antiguas de España. Aunque de cara a la galería los motivos aducidos son de índole vitivinícola, subyace en el fondo la sospecha generalizada de que pueda haber causas económicas e incluso políticas detrás de la autoexclusión de la bodega de Juan Carlos López de Lacalle.

prensa
Portada de prensa. Fuente: verema.com
 Bodegas Artadi (Laguardia) ha justificado su decisión alegando a la postura inmovilista del Consejo Regulador de la DOc. Rioja, organismo que depende directamente del Gobierno de La Rioja, un inmovilismo que, según la bodega, ha supuesto trabas para el desarrollo de “vinos de municipio” y “vinos de parcela”, corriente defendida por la bodega, más o menos en el mismo sentido de lo que sucede en Burdeos. En realidad, parece sólo una verdad a medias. Nada ha impedido a Artadi elaborar vinos como El Carretil o Viña El Pisón, otro asunto diferente es que lo deseable hubiera sido poder calificarlos no sólo como crianza o reserva, sino como “algo más”, de manera que sirviera como justificación a sus elevados precios también en el etiquetado y no sólo en la copa. Si a todo lo anterior le añadimos ciertas diferencias de tipo político y fiscal entre las tres comunidades autónomas con territorios pertenecientes a la DOc. Rioja (hasta el punto de hay quien ha sugerido que estamos ante el embrión del desarrollo de una hipotética DO. Alava que pueda en el futuro ser rival directo de Rioja), ya tenemos el caldo de cultivo ideal para la ruptura.

La postura de Artadi es absolutamente lícita e incluso puede que acertada. En los últimos años se han comercializado vinos al amparo de la DOc. Rioja auténticamente indignos de llevar su nombre. Vinos de supermercado donde el reducido precio ha primado sobre la calidad, y en ello debería tener mucho que decir el Consejo Regulador, responsable del control de las producciones máximas por hectárea, los procesos de vinificación, los tiempos de crianza y demás verificaciones. ¿Exceso de celo en algunas cosas? ¿Dejación de funciones en otras? Imposible de saber desde fuera, sin embargo, el consumidor sí que tiene la sensación de que en la DOc. Rioja se ha tomado partido por la cantidad más que por la calidad, siendo como son ambas igual de importantes. El equilibrio parecería ser lo más adecuado, pero hasta ahora no se ha conseguido.

mapa-rioja
Mapa de la DOc. Rioja

 Se desconoce si habrá más bodegas que secunden la iniciativa rupturista de Artadi, sintetizada en la firma del denominado Manifiesto del Club Matador, nombre quizás no muy acertado por lo que ello implica. En el plazo más inmediato, la decisión de la bodega de Laguardia tiene como consecuencia directa la prohibición de incorporar en sus etiquetas la palabra Rioja, algo que muy probablemente no le suponga ningún perjuicio de cara al reconocimiento de sus vinos, pero que sin embargo sí puede cristalizar en problemas de comercialización en el extranjero, mercados donde la sola presencia del nombre de la DO. abre numerosas puertas, en especial a bodegas medianas y pequeñas.Recientemente se ha hecho pública una iniciativa del Grupo Rioja, nombre que aglutina a una cincuentena larga de bodegas pertenecientes a las tres subzonas (Rioja Baja, Alta y Alavesa), con un claro tinte conciliador, intentando acercar posturas al mismo tiempo que se le concede parcialmente la razón a Artadi. El Grupo Rioja parece perseguir los mismos fines que las bodegas díscolas, pero por otros medios, más amables y deseables. La propuesta se fundamenta en el reconocimiento de una categoría superior para algunos vinos dentro de la DO. sin abandonar la misma (“vinos de paraje” o “vinos de parcela”) y no sólo manteniendo las exigencias actuales (variedades de uva autorizadas, permanencias en barrica, etc…) sino incluso incrementándolas en cuanto a la reducción de los rendimientos por hectárea. Como contraprestación dichos vinos podrían incorporar en su etiqueta el nombre del municipio o de la finca.

vinos--575x470
Fuente: lomejordelvinoderioja.com

La citada iniciativa se ha hecho llegar al Consejo Regulador quien se ha comprometido a estudiarla a fondo. Y no sólo eso, ha animado a otras bodegas que aún no han tomado partido por uno u otro bando a que remitan también sus ideas y aportaciones. Ese es sin duda el camino. Ojalá que esta desagradable situación sirva para que en futuro próximo la transformación evolutiva del Consejo Regulador sea una realidad más acorde a los tiempos que corren. Por el momento se ignora cuál sería la reacción del consumidor medio ante esta sobredosis de información en el etiquetado y si de verdad estamos preparados para valorarla en su justa medida, o, dicho de otro modo, si estaremos dispuestos a pagar algo más por esos vinos superiores.

Todo lo que suponga concordia y negociación deberá ser obligatoriamente bueno para el porvenir de la DOc. Rioja. Tal vez sea el momento de renovarse, no siempre las transformaciones son negativas y en algunas ocasiones sirven para señalar el camino a seguir. Con total seguridad más de uno en este instante se estará haciendo la misma pregunta que nosotros.

¿Adónde vas, Rioja?

vinum731

Te ha gustado este artículo? Por favor, valóralo.

No hay comentarios

Dejar una respuesta